TIEMPOS DEL MUNDO

jueves, 21 de septiembre de 2017

¿OVNIS EN EL ANTIGUO EGIPTO?: La misteriosa historia del Papiro Tulli

Se trata de un enigmático texto que algunos investigadores describen como el primer relato escrito de un avistamiento de OVNIS. En efecto, en este texto egipcio aparece descrito un evento que habría ocurrido supuestamente durante la XVIII dinastía, alrededor del año 1480 a. C. Así entonces, nos encontramos ante una apasionante e intrigante cuestión: ¿podría tratarse de la más antigua prueba conocida de la existencia de los extraterrestres? Como sabéis, el antiguo Egipto ha llegado hasta nosotros por su antiquísima cultura, su maravillosa civilización y, también, por sus misteriosos dioses y algunas de las historias más peculiares del mundo antiguo. Una de estas extrañas y poco conocidas historias aparece en un antiguo documento egipcio conocido como el “Papiro Tulli.” Dicho documento, en lugar de ser el típico papiro egipcio, describe con gran detalle el espectacular avistamiento de naves procedentes del espacio exterior que habría ocurrido en el antiguo Egipto durante el reinado de Tutmosis III. Este texto fue olvidado durante siglos antes de causar furor durante la década de 1930. Durante una visita a el Cairo en 1933, el italiano Alberto Tulli (de quien el papiro toma su nombre), director de la sección egipcia de los Museos Vaticanos, descubrió supuestamente un interesante papiro en una tienda de antigüedades. Tulli pensó que el papiro era demasiado caro como para comprarlo, así que se limitó a realizar una copia del documento original, que luego se volvió a copiar reemplazando la escritura hierática original por jeroglíficos: un hecho que ha provocado que los incrédulos duden de la autenticidad del papiro. Pero, Alberto Tulli y su supuesto papiro se convirtieron en todo un hallazgo dentro de los grupos de investigación ufológica, y muchos ufólogos han tomado el documento como fuente innegable de la existencia de vida extraterrestre. De hecho, consideran el papiro uno de los expedientes más antiguos conocidos en donde se describe una flota de naves alienígenas. A pesar de que el papiro se encontraba seriamente deteriorado y contenía varias lagunas, el Príncipe Boris de Rachewiltz logró traducirlo, declarando que el papiro formaba parte de los anales de Tutmosis III. Sin embargo, realmente hay un detalle sospechoso en toda esta historia: el texto no hace referencia en ningún momento al faraón por su nombre, un hecho que aumenta las sospechas y compromete aún más la autenticidad del papiro. Son dos las traducciones realizadas de forma independiente del antiguo texto egipcio: una elaborada por el príncipe Boris de Rachewiltz y la otra llevada a cabo por el antropólogo R. Cedric Leonard. La que traemos a continuación es la proporcionada por el príncipe Boris de Rachewiltz: “En la sexta hora del día del tercer mes de invierno del año 22, los escribas de la Casa de la Vida descubrieron un círculo de fuego que venía del cielo (aunque) sin cabeza, con una amplia boca (que desprendía) un olor fétido. La longitud de su cuerpo era de una vara (unos 45 metros) y también su envergadura, no tenía voz… Sus corazones se confundieron al verlo; entonces se tendieron sobre su vientre. Acudieron al rey… (?) a informarle. Su majestad ordenó que se examinara todo lo que está escrito en los rollos de papiro de la Casa de la Vida. Su Majestad estaba meditando sobre lo que había ocurrido. Luego, cuando ya habían transcurrido algunos días, Lo! Se hicieron más numerosos que nunca. Iluminaban el cielo más que el sol a los límites de los cuatro soportes del cielo. Poderosa era la posición de los círculos de fuego. El ejército del rey seguía mirando, y su Majestad se encontraba en medio de él. Era después de la hora de la cena. A continuación, los círculos de fuego se elevaron aún más en dirección sur. Peces y aves cayeron del cielo. ¡Una maravilla nunca vista desde la fundación de esta Tierra! Hizo su majestad traer incienso para apaciguar el corazón. Lo que sucedió en el libro de la Casa de la Vida será recordado por toda la eternidad.” Por su parte, R. Cedric Leonard ofrece una traducción más comprensible que puede ayudar a entender un poco mejor la esencia del texto: “En la sexta hora del día del tercer mes de invierno del año 22, […] los escribas de la Casa de la Vida observaron que desde el cielo venía un extraño disco de fuego. No tenía cabeza. El aliento de su boca emitía un olor fétido. Su cuerpo tenía una vara de largo y una de ancho. No emitía voz alguna. Vino hacia la casa de su Majestad. Su corazón se confundió al verlo, y cayeron sobre su vientre. Acudieron al rey para informarle. Su majestad [ordenó que] se consultaran los rollos [situados] en la Casa de la Vida. Su Majestad meditó sobre todos estos acontecimientos que se estaban sucediendo. Luego de varios días, llegaron a ser más numerosos en el cielo que nunca. Brillaban en el cielo con más fuerza que el propio sol, extendiéndose hasta los límites de los cuatro soportes del cielo […] Poderosa era la posición de los discos de fuego. El ejército del rey miraba, con su Majestad en medio de ellos. Fue después de la comida de la noche cuando los discos se elevaron aún más en el cielo hacia el sur. Peces y aves cayeron entonces del cielo: una maravilla nunca antes vivida desde la fundación del país. Y su Majestad hizo que se quemara incienso para apaciguar el corazón de Amón-Ra, dios de las Dos Tierras. Y [ordenó] que el acontecimiento [quedara registrado para] su Majestad en los anales de la Casa de la Vida [para que fuese recordado] para siempre”.Ahora nos hacemos la pregunta: ¿El Papiro Tulli debe ser considerado una fuente creíble? Como se deriva de la propia traducción del antiguo texto, este supuesto avistamiento de OVNIS se produjo en torno al año 1480 a. C. y fue presenciado por muchas personas. Es bastante seguro asumir que los antiguos egipcios no habrían confundido estos “discos de fuego” con un raro fenómeno astronómico o meteorológico, ya que estaban muy avanzados en ambos campos. Sus conocimientos en astronomía y otras ciencias hacen que muchos historiadores crean que los egipcios habrían sido capaces de diferenciar entre un fenómeno astronómico y un incidente extraño e inexplicable, como el descrito en el texto del Papiro Tulli. Sin embargo, no deberíamos dejarnos llevar por conclusiones precipitadas. Por el contrario, hemos de tener en cuenta que el llamado Papiro Tulli no es un papiro auténtico, sino la traducción de una transcripción moderna de un presunto antiguo documento egipcio cuyo paradero se desconoce actualmente. Además, solo ha dado testimonio de la existencia de tal documento un único individuo (el príncipe Boris de Rachewiltz), y en consecuencia no se puede llevar a cabo estudio científico alguno sin analizar el papiro original para comprobar su autenticidad. Por lo tanto, en este momento de la historia sería inútil analizar en mayor profundidad qué podían ser aquellos extraños eventos, ya que la propia existencia del texto original es dudosa.

Lost Papyrus Reveals Extraterrestrials Visited... por ETUpdates

jueves, 14 de septiembre de 2017

CASSINI: El final de una aventura

Lleva veinte años en el espacio y trece dando vueltas alrededor de Saturno. Ha transmitido miles de fotografías no sólo del planeta sino también de su espectacular sistema de anillos y, sobre todo, de las docenas de pequeños mundos que giran a su alrededor, muchos de ellos, desconocidos hasta que aparecieron en alguna imagen. Pero ahora, está condenada. El 15 de septiembre, la sonda Cassini se incinerará en las capas superiores de la atmósfera de Saturno.Es el final de una operación que los propios técnicos de la NASA ha bautizado, con ciertos tintes wagnerianos, “el Gran Final”. Los depósitos de combustible de la Cassini están casi secos. No los necesita para desplazarse por el espacio (estas naves vuelan por pura inercia, a motor parado), sino para sus reactores de orientación. De ellos depende su capacidad para orientarse y dirigir su trayectoria. Si se le permitiese seguir girando indefinidamente sin control alrededor de Saturno, podría algún día impactar por accidente con algún satélite. La posibilidad es remotísima pero la NASA no quiere correr riesgos. Sobre todo cuando hay al menos dos - Encelado y Titán - que ofrecen ciertas posibilidades de albergar vida. Si Cassini se estrellase en alguno de ellos o incluso en cualquiera de los otros, podría contaminarlos con sus propias bacterias terrestres que hayan sobrevivido al proceso de esterilización que sufrió antes de abandonar la Tierra. El suicidio de Cassini ha sido un proceso largo, que empezó en abril, cuando pasó por las cercanías de Titán. Ya había visitado ese satélite en un centenar de ocasiones. La primera, aprovechó para desprender una cápsula de aterrizaje que llegó al suelo y consiguió transmitir datos e imágenes de un paisaje eternamente oculto por las nubes. Luego, en pases sucesivos, la cámara infrarroja de la Cassini fue desvelando un mundo parecido a una Tierra primitiva con montañas, cañones, ríos y lagos, no de agua sino de metano líquido. Su geografía ya está tachonada de nombres de lugares fantásticos: el mar del Kraken, las dunas de Xanadú, la llanura de Shangri-La, las colinas de Bilbo o Gandalf… Titán fue desde el primer momento un objetivo prioritario. Pero también un elemento vital en programar la trayectoria de la sonda. Cada vez que la Cassini pasaba por sus cercanías, la atracción del astro desviaba su trayectoria, de forma que pudiese dirigirse hacia otros objetivos, generalmente los otros satélites del sistema. Así, poco a poco y sin apenas gasto de combustible, pudieron estudiarse en detalle prácticamente todos los miembros de la numerosa familia de Saturno. En 1980, antes de la exploración por sondas automáticas, se conocía sólo una docena de satélites de Saturno; hoy, son más de sesenta. Por lo menos ocho de ellos se han descubierto en las imágenes enviadas por la Cassini. Y su álbum de fotos incluye vistas fascinantes de otros mundos. Desde Encelado, cubierto por un océano helado, que podría ofrecer un ambiente tolerable para la vida, hasta Iapetus, la luna ying-yang, con una mitad blanca y otra, negra como el carbón. Algunos, como el pequeño Mimas, muestran la cicatriz de un impacto de meteorito que casi lo destruyó en épocas remotas. Otros, simples pedruscos de roca y hielo de agua que ni siquiera pudieron adoptar forma esférica. Son tantos que para bautizarlos se han agotado los nombres de la mitología grecorromana y ha habido que acudir a tradiciones nórdicas o incluso esquimales…Los anillos de Saturno - la joya del Sistema Solar - forman una estructura de casi 300.000 kilómetros de diámetro máximo pero sólo diez metros de espesor. En muchos puntos son transparentes. Los forman millones y millones de fragmentos sueltos que orbitan de forma independiente. La influencia gravitatoria de los satélites de Saturno hace que se agrupen formando miles de anillos concéntricos, como los surcos de un antiguo vinilo. Entre ellos se mueven otros pequeños satélites, de unos pocos kilómetros de diámetro, que unas veces deforman la estructura de los anillos y otra se encargan de mantenerlos agrupados. Un ballet increíble que sólo ha sido posible conocer en detalle mediante las películas transmitidas, foto a foto, la Cassini.. Durante los últimos meses, de resultas del último empujón impartido por Titán, la sonda ha abandonado sus confortables órbitas a gran altura para zambullirse pasando por el estrecho margen entre el planeta y los anillos. Esto le ha permitido obtener datos extraordinariamente detallados tanto de las nubes del primero como de la estructura fina de los anillos. En el momento de máxima aproximación, voló a menos de 4.000 kilómetros de las nubes más altas, donde la presión atmosférica ya es equivalente a la de la Tierra. Esta es una zona que se creía poblada de partículas de polvo o hielo. Cada vez que la Cassini pasaba por ahí, maniobraba orientando su gran antena de tres metros de diámetro como escudo para protegerse de impactos. Sólo en algunos momento, el detector de polvo cósmico asomaba brevemente para poder capturar alguna muestra. Paradójicamente, una incógnita que no ha podido resolverse en estos trece años es cuánto dura un día en Saturno, entendiendo por día lo que tarda en girar su núcleo sólido, oculto bajo miles de kilómetros de espesas nubes. La Cassini lo ha intentado observando la rotación de su campo magnético pero sólo para detectar que su eje coincide, con asombrosa exactitud con el eje del planeta. Así que por ahora no ha habido forma de medir algo tan básico como la verdadera duración del día saturniano. En sus cinco últimas revoluciones (cada una durará alrededor de una semana terrestre), la sonda entrará brevemente en la atmósfera superior. Será la primera vez que pueda realizarse un análisis directo, en especial de su densidad, estudiando la pérdida de altura y velocidad a consecuencia del frenado. La operación durará pocos segundos para evitar daños a la nave; y se empleará parte del poco combustible que queda para volver a remontar a un nivel más o menos seguro o compensar los bamboleos que puedan producirse. El 11 de septiembre, la Cassini pasó por última vez a la vista de Titán. El encuentro es muy lejano pero suficiente para alterar por última vez la órbita y ponerla en trayectoria de impacto con Saturno. Los técnicos de la NASA lo llaman “el beso de despedida”. A partir de ahí, el fin ya estará muy cerca. Los instrumentos de a bordo seguirán funcionando hasta el final, sobre todo los que analizarán datos como abundancia de oxígeno y amoníaco. O las cámaras de vídeo, que deberán tomar una inédita imagen de los anillos tal como se ven desde la capa de nubes. En todo caso, la sonda reservará sus últimos 60 segundos de combustible para mantener su antena apuntada hacia la Tierra mientras envía los últimos paquetes de información. Instantes después, el rozamiento de la atmósfera la incinerará, convirtiendo la Cassini en una estrella fugaz en el cielo de Saturno.

jueves, 7 de septiembre de 2017

ROMPIENDO EL SILENCIO: Ex militar estadounidense revela dónde están los alienígenas del caso Roswell

Una base secreta de la Fuerza Aérea de EE.UU. contendría un vasto complejo de túneles subterráneos y bóvedas llenas de alienígenas “tanto vivos como muertos”, afirmó un militar retirado estadounidense, según reveló este lunes The Sun. En efecto, Raymond Szymanksi - quien trabajó como ingeniero y científico senior en WPAFB durante 39 años - cree que los OVNIS y los alienígenas del infame incidente de Roswell de 1947 fueron trasladados a la Base de la Fuerza Aérea Wright-Patterson (WPAFB) en Dayton, Ohio para su inspección y almacenados en bóvedas y túneles secretos. El investigador extraterrestre detalló toda la extensión de la actividad alienígena en la base en un libro titulado ‘50 Shades of Greys’. Szymanski, que es la primera persona que rompe el silencio y habla públicamente de los secretos de la base, escuchó sobre la conspiración alienígena durante su primera semana en la base. De acuerdo con el militar retirado, citado por The Sun, fue su mentor llamado Al -con quien trabajó en la base - la persona que le reveló este secreto. Según Szymanski, fue a la cárcel secreta de WPAFB adonde transportaron la nave extraterrestre siniestrada el 10 de julio de 1947 en Roswell, Nuevo México, así como el cuerpo del alienígena fallecido en el incidente. El ingeniero afirma que la base cuenta con varias cámaras criogénicas e instalaciones con control de temperatura, donde se almacenan artefactos extraterrestres, restos de los OVNIS estrellados, además de los cuerpos de alienígenas hallados en los lugares de incidentes. Szymanski subrayó que si bien nunca había visto con sus propios ojos ni a los alienígenas ni las naves, afirma que observó en la base a “los hombres de negro” en la vida real, vestidos con abrigos y sombreros negros en verano. Según opina el ingeniero, eran agentes de una agencia gubernamental, encargados de robar la evidencia. El hombre puntualizó que mencionó el tema en reiteradas ocasiones, pero “ni una persona me dijo: ‘Aquí no hay alienígenas, estás loco’. Vi muchas sonrisas pero ni una negativa”, explicó. Según los ufólogos, documentos filtrados y la investigación de Szymanksi, en la base podrían hallarse entre 14 y 16 cadáveres de extraterrestres. Como sabéis, el caso Roswell se considera como el nacimiento de la ufología moderna y ha dado lugar a numerosos debates, teorías y especulaciones sobre la existencia de vida extraterrestre que muchos consideran totalmente infundados. El fenómeno ha tenido un gran peso en la cultura popular y se menciona en numerosas obras de ficción, así como en documentales. Szymanski dice que ha visto túneles y bóvedas en las que los alienígenas – o grises – son mantenidos cautivos, pero como nunca ha visto a un alienígena real no puede estar seguro de si todavía están en la base. El ingeniero cree que las instalaciones climáticas controladas y las profundas cámaras cítricas subterráneas fueron construidas en WPAFB para preservar los desechos, los artefactos de tecnología alienígena y los cadáveres recuperados de los sitios de accidentes de los OVNIS. Él también dijo: “Todavía no estamos listos para la divulgación completa, a los gobiernos les gusta mantener secretos porque eso es lo que nos mantiene a salvo a veces. La última vez que la Fuerza Aérea hizo el anuncio ‘hey tenemos un platillo volador’ no fue tan bien, ¿qué pasaría si lo anunciaran esta vez? Realmente no veo un cambio, no creo que el hecho de que tengamos teléfonos celulares o 150.000 canales de televisión por cable nos haga más preparados de lo que la gente estaba en 1947 después de Roswell”. Szymanski sabe que sus teorías pueden sonar extravagantes, pero dice que sólo quiere documentar su investigación y dejar que la gente decida por sí mismos. Él dijo: “Aquí les presento nuevas teorías, les muestro evidencia acerca de su existencia y les dejo tomar una decisión” puntualizó.

jueves, 31 de agosto de 2017

LA ASOMBROSA LEYENDA DE LOS NINGEN: Aquellos seres gigantes de la Antártida

Las vastas y misteriosas profundidades de los océanos están llenas de extrañas criaturas que nunca han visto la luz del día. Son formas de vida aún no descubiertas, que habitan en las profundidades de los abismos insondables. Una de estas criaturas es el Ningen, la cual vive en las gélidas aguas de la Antártida. Se dice que estas enormes criaturas se destacan por su color blanco, pueden medir hasta 30 metros de longitud y tienen rasgos humanoides. Aunque nadie sabe a ciencia cierta qué son, hay numerosas teorías sobre su origen y también registros de sus avistamientos. Si bien estos extraños seres han sido reportados por años, los informes recientes de un gran registro de avistamientos han circulado por el mundo, especialmente a partir de la década de los noventa. Estas criaturas de hábitos nocturnos son conocidas como Ningen (人間, ‘seres humanos’ en japonés) y se afirma que tienen forma humanoide, a menudo con piernas, brazos e incluso manos con cinco dedos. Sin embargo, algunos informes tienen algunas discrepancias. Algunos han descrito que los Ningen tienen aletas y otros una cola de sirena. Una de las características más consistentes es el gran tamaño que tendrían estas criaturas. Según numerosos informes, llegarían a medir hasta 30 metros. Los escépticos podrían decir al respecto “quizás se trate sólo un pez gigante”. Sin embargo, según los informes dados a conocer -y un sinnúmero de vídeos publicados en línea - estos seres misteriosos son totalmente diferentes a cualquier tipo de pez que haya sido documentado por la ciencia. La primera vez que se hace referencia a los Ningen fue en un popular foro japonés de Internet conocido como 2channel, de acuerdo al portal Ewao. Un usuario publicó que estaba trabajando en un “buque de investigación de ballenas financiada por el gobierno”, cuando una de estas criaturas apareció de las profundidades. Según la publicación, el miembro de la tripulación subió a la cubierta junto con otros investigadores para ver lo que parecía un “submarino” navegando en el horizonte. Pero cuando el buque de investigación se acercaba al extraño objeto, se hizo evidente que no se trataba de una estructura metálica, ya que parecía tener vida porque respiraba, y sobre todo era gigantesco. La tripulación se quedó mirando con asombro a la anomalía biológica hasta que se sumergió momentos después, desapareciendo de su vista. Se dice que algunos miembros del equipo de investigación lograron fotografiar a la enigmática criatura, pero al parecer las imágenes fueron destruidas para salvaguardar la investigación financiada por el gobierno. En noviembre del 2007, aparecieron gran cantidad de imágenes que parecían mostrar a la criatura en todos los océanos del mundo. Poco después ya había gran cantidad de evidencias sobre la existencia del Ningen, incluso apareció una imagen de Google Maps que parecía mostrar a una de estas criaturas en el Atlántico Sur, cerca de la costa de Namibia. Entre las teorías especulativas hay algunas que afirman que los Ningen son solo un invento de Internet, otros que puede ser una especie - hasta ahora desconocida - de raya gigante albina y otros alguna especie alienígena que vive debajo del agua huyendo de un desastre inminente en su planeta. Algunos científicos han sugerido que únicamente se conoce el 20% de todas las especies que viven en los océanos del mundo. Entonces, teniendo esto en cuenta, es posible que gigantescas criaturas marinas hubiesen podido pasar inadvertidas debajo el hielo. Pero si resulta que el Ningen no se trata de una criatura marina, entonces su origen podría ser sobrenatural. Aunque posiblemente seguirá siendo un enigma, a menos que llegue el día en el que todo lo que está oculto sea revelado ante nuestros ojos.

jueves, 24 de agosto de 2017

UNA PELIGROSA INVITACIÓN: Los extraterrestres podrían conquistar la Tierra con ayuda de los mapas de la NASA

Desde que el hombre logró su deseo de salir al espacio exterior, ha buscado muchas formas de contactar con seres de otros mundos. Es por ese motivo que a principios de la exploración espacial, la NASA envió unos mapas con instrucciones para que los extraterrestres logren encontrar nuestro planeta. No obstante, quien envió aquellos mapas al espacio exterior en aquella oportunidad, ahora se lamenta por ello y teme que está decisión pueda resultar desastrosa ya que pondría en riesgo nuestra propia existencia si quienes lo encuentran tienen intenciones agresivas y vendrían en plan de conquista, según publica The Sun. En efecto, el astrónomo estadounidense Frank Drake, quien también es un conocido cazador de alienígenas, colaboró con la agencia espacial estadounidense para diseñar los mapas que se colocaron dentro de las sondas Pioneer y Voyager en la década de los 70. “En aquellos días, todas las personas con quienes trabaje en el proyecto eran optimistas y creían que los extraterrestres que nos visitarían serían amigables”, dijo el astrónomo a National Geographic. “Nadie pensó, incluso por unos segundos, sobre si ello podría ser un riesgo para nosotros” indicó. Todas estas naves ya han dejado el sistema solar y se dirigen a través del espacio profundo en un viaje sin retorno. Como sabéis, la placa colocada a bordo de la sonda Pioneer muestra a un hombre y a una mujer junto a un mapa básico que representa la posición de la Tierra en comparación con las estrellas lejanas. Son lo suficientemente brillantes y duraderas así que podrían dirigir a los extraterrestres hacia nuestro planeta incluso si lo encuentran dentro de millones de años. La sonda Voyager, por su parte, fue 'equipada' con varias grabaciones conocidas como Golden Records que reproducen sonidos naturales e imágenes de la Tierra. Al ser consultado sobre ello, un portavoz de la NASA, fiel a su infame tarea de encubrir la verdad y alterar las evidencias sobre la existencia de visa extraterrestre, declaró: “Es poco probable que los llamados Golden Records sean hallados alguna vez, ya que el espacio está ‘prácticamente vacío’ y los Voyager no se encontrarán con otros planetas o estrellas durante nuestras vidas" afirmó. No obstante, Drake apunta que en la actualidad las ideas que en ese tiempo se tenían sobre los ‘amigables’ extraterrestres han cambiado y cree que un encuentro con aquellos seres sería una "idea espectacularmente mala", debido a que podrían ser agresivos. El astrónomo no es el primer experto en alertar sobre los riesgos de entrar en contacto con extraterrestres. Recientemente el astrofísico Stephen Hawking advirtió que "conocer una civilización tecnológicamente avanzada sería algo parecido al encuentro de los americanos nativos con Cristóbal Colón. Sabemos perfectamente como termino aquello" comentó. El científico comparó a los alienígenas con "saqueadores rapaces que vagan por el cosmos en busca de recursos para robar y planetas para conquistar y colonizar. Si llegasen a nuestro planeta, debido a la avanzada tecnología del cual disponen, no podríamos hacerles frente y sucumbiríamos" puntualizó. Venga ya, ¿acaso nadie pensó en ese momento que enviar mapas detallados con la dirección de nuestro planeta sería una mala idea? Aparentemente no. Ahora solo toca lamentarnos por aquel grave error cometido y prepararnos para lo peor si es que finalmente los alienígenas aparecen afirmando que vienen “en son de paz” sin saber cuales son sus verdaderas intenciones ¿Que es lo que hemos hecho?
Loading...