jueves, 26 de marzo de 2015

¿QUIEN MATO A JESÚS?: Un estreno mundial este 29 de marzo por NatGeo

Basado en el libro de Bill O’Reilly y Martin Dugard llega una historia conocida por casi todo el mundo, con detalles históricos de la vida de este enigmático personaje, víctima de una serie de intrigas políticas que condujeron a su muerte trágica y brutal. En efecto, este domingo 29 de Marzo es el estreno mundial de “Quien mató a Jesús” en NatGeo. Considerado un best-seller por The New York Times, esta miniserie nos muestra la historia de Jesús, cuyas enseñanzas y prédicas “subversivas” lo llevaron a ser perseguido y ejecutado por intrigas de los judíos que lo consideraron una amenaza para su poder político. Lideran el reparto Haaz Sleiman como Jesús; Kelsey Grammer como Herodes (el implacable y ambicioso rey romano de Judea que trató de asesinar a Jesús cuando nació); Stephen Moyer como Poncio Pilato (el gobernador romano que ordenó la crucifixión de Jesús debido a las presiones de los judíos, quienes amenazaron con indisponerlo ante el César si no lo ejecutaba); Rufus Sewell es el infame Caifás (sumo sacerdote de Jerusalén y máximo responsable de la muerte de Jesús); Emmanuelle Chriqui encarna a Herodías (esposa de Antipas, quien manipuló a su hija Salomé para que mataran a Juan el Bautista); Eoin Macken es Antipas, (el tetrarca de Perea y Galilea y co-conspirador de la muerte de Jesús); John Rhys Davies encarna a Anás (sumo sacerdote de Jerusalén y el primero en cuestionar a Jesús y sus enseñanzas); Abhin Galeya es Juan el Bautista (considerado un profeta, arrestado por Antipas quien ordeno su decapitación en la fortaleza de Maqueronte) y Stephanie Leonidas es Salomé, (la hija de Herodes II y Herodías, quien pidió la cabeza de Juan Bautista a su padre por ordenes de su madre). Completan el reparto Aneurin Barnard como el apóstol Santiago; Vernon Dobtcheff como Isaías (el profeta que apareció en los sueños Herodes anticipando su muerte); Tamsin Egerton como Claudia (la esposa de Poncio Pilato quien imploro en vano por la vida de Jesús a su marido); John Lynch es Nicodemo (un fariseo miembro del Sanedrín que estuvo a favor de Jesús); Joe Doyle como Judas Iscariote (el apóstol que traicionó a Jesús por unas moneas de plata); Alexis Rodney como Simón Pedro (uno de los doce apóstoles de Jesús y su confidente más íntimo); y Chris Ryman como Malco, sirviente de Caifás, “Quien mató a Jesús” fue filmado íntegramente en Marruecos con un equipo de 250 personas y más de 4.500 extras. Los 93 roles con diálogo son encarnados por un reparto multinacional y diverso. Esta gran producción, a diferencia de otras llevadas a cabo por National Geographic Channel, retrata a conocidos personajes bíblicos bajo una perspectiva diferente, brindándoles matices raras veces explorados con anterioridad. La miniserie comienza en la época del nacimiento de Jesús, cuando Herodes era rey de Judea y estaba preocupado por posibles amenazas a su poder. Esto lo lleva a ordenar la muerte de todos los varones menores de dos años, pero el niño Jesús y su familia pudieron salvarse huyendo a Egipto. Veintiséis años más tarde, Jesús comienza a desarrollar y difundir su mensaje y reúne un grupo de devotos creyentes. Al mismo tiempo, nuevos actores como los sumos sacerdotes Anas y Caifas están preocupados por la creciente popularidad de Jesús y cuestionan sus métodos y sus enseñanzas. Es así como por medio de intrigas, conspiraciones e influencias, logran que Jesús sea arrestado, debido a la traición de uno de sus discípulos, juzgado sumariamente y condenado a muerte. Pero como ellos no podían aplicar la Pena Capital lo llevaron ante Pilato acusándolo de blasfemia. Si bien inicialmente el procurador romano se negó a cumplir la condena, fue conminado por los judíos a hacerlo o seria acusado de traición ante el César. “Soy inocente de la sangre de este Justo” exclamo Pilato, a los que los judíos exclamaron rabiosamente a una sola voz. “Que su sangre caiga sobre nosotros y la de nuestros hijos” condenándose a si mismos y su descendencia por toda la eternidad. Entonces a Pilato no le quedo más remedio que ordenar la muerte de Jesús, condenándolo a ser crucificado (pero la culpa de ello no cae sobre el - es bueno recordarlo - sino sobre los judíos, quienes se convirtieron en un pueblo maldito y despreciado desde entonces). Sepultado en una tumba cercana, “resucito al tercer día de entre los muertos y se elevo a los cielos luego de despedirse de sus discípulos, prometiendo regresar el día del Juicio Final”. Al menos eso es lo que dice la Biblia. Como podéis notar, se trata de una historia contada muchas veces, pero que no deja a nadie indiferente. A no perderse esta miniserie que se estrenará simultáneamente en 171 países y en 45 idiomas este 29 de Marzo por NatGeo.

jueves, 19 de marzo de 2015

LA VIDA ES POSIBLE MÁS ALLA DE LA TIERRA: Encuentran miles de millones de planetas habitables, sólo en la Vía Láctea

“La Tierra no es más que un diminuto punto pálido azul, un insignificante grano de arena dentro del vasto desierto cósmico” dijo Carl Sagan al ver imágenes de la Tierra desde el espacio y la ciencia no hace más que reafirmar su visión. En efecto, cada vez parece más improbable que nuestro planeta sea el único que alberga vida. Según un estudio que publicó este miércoles Monthly Notices del Royal Astronomical Society, los planetas situados en zonas habitables de estrellas de la Vía Láctea podrían contarse por miles de millones. Una cifra impensable de mundos que podrían atesorar agua líquida, e incluso organismos vivos. Como sabéis, la nave Kepler de la NASA tiene como misión encontrar exoplanetas, es decir, planetas que se encuentran fuera de nuestro Sistema Solar. Dentro del rango de visión de este buscador de nuevos mundos, los científicos ya han detectado miles. Sin embargo, la gran pregunta es: ¿cuántos de ellos podrían albergar vida? La respuesta la ha buscado un equipo internacional de investigadores del Australian National University y el Instituto Niels Bohr de Copenhague. Utilizando los hallazgos logrados hasta ahora por la nave Kepler, los astrofísicos han calculado el número probable de planetas que orbitan la zona habitable de las entre 100.000 y 400.000 millones de estrellas sólo en la Vía Láctea. Según sus estimaciones, cada uno de estos soles podría cobijar entre uno y tres planetas con condiciones para la vida. La misión Kepler está diseñada para detectar planetas que orbitan relativamente cerca de sus estrellas, por lo que muchos de estos mundos son demasiado calientes para sostener la vida. Por ello, para intentar averiguar si los sistemas planetarios descubiertos por la nave de la NASA tienen mundos en la zona habitable de su sol, los astrofísicos aplicaron una nueva versión de la llamada ley de Titius-Bode, un método formulado en torno a 1770 para calcular la posición de Urano, antes de que fuese descubierto por William Herschel en 1781. Esta ley astrofísica establece que existe una cierta relación entre los periodos orbitales de los planetas dentro de un sistema. Así, la diferencia proporcional entre el tiempo que tardan el primer y segundo planeta en orbitar a su estrella será la misma que entre el segundo y tercer mundo, y así sucesivamente. «Hemos decidido utilizar este método para calcular las posibles posiciones planetarias en 151 sistemas en los que Kepler había encontrado entre tres y seis planetas. Usando la ley de Titius-Bode,tratamos de predecir dónde podría haber planetas más alejados de su sol», explica Steffen Kjær Jacobsen, uno de los autores del estudio. De esta manera, llegaron a la conclusión de que los sistemas planetarios de nuestra galaxia contienen una media de dos mundos en la zona habitable de sus estrellas. «De acuerdo con las estadísticas que tenemos, buena parte de los planetas ubicados en la zona habitable serían mundos rocosos, como la Tierra, con lo cual allí podría existir agua líquida y vida», asegura el astrofísico. Por lo tanto, teniendo en cuenta la enorme cantidad de estrellas en la Vía Láctea, los astrofísicos concluyen que sólo en nuestra galaxia, podrían existir miles de millones de mundos con las condiciones adecuadas para el surgimiento de organismos extraterrestres. Películas como Interstellar han hecho soñar a la Humanidad con la idea de viajar a otros mundos donde la vida es posible, pero con nuestra tecnología actual la inmensa distancia entre la Tierra y cualquier mundo habitable fuera del Sistema Solar es insalvable. Sin embargo, Jacobsen es optimista: «Hay muchos obstáculos que superar antes de que se pueda llevar a cabo un viaje interestelar, pero la congelación criogénica de personas para los miles de años de viaje podría ser una solución para ese problema». En todo caso, como dijo Sagan, «nos guste o no, de momento la Tierra es donde tenemos que quedarnos».Sin embargo, cabe destacar que no necesariamente la vida en otros mundos debe de desarrollarse de acuerdo a nuestros parámetros – planetas que contengan agua y oxigeno – ya que pueda ser que estos elementos no les sean útiles. En ese caso, las probabilidades de encontrar vida alienígena serian infinitas ¿no os parece?
Newly Discovered Exoplanets Are Most Earth-Like... por GeoBeats

jueves, 12 de marzo de 2015

LA GRAN SERPIENTE DE MAR: Una monstruosa criatura cuya existencia está envuelta en el misterio

Se trata de uno de los últimos rincones inexplorados de nuestro planeta, al cual el ser humano no podrá llegar jamás y cuya tecnología por mas sofisticada que sea, no puede proporcionarnos una información precisa de lo que realmente existe en ella (ya que la elevada presión existente en el lugar impide por ejemplo que los submarinos robots puedan explorar el lugar detalladamente y deban regresar a los pocos minutos de haber descendido).Nos referimos al fondo de los océanos, en el cual podemos encontrar profundos abismos envueltos en una oscuridad total que sin embargo están llenas de vida. De las pocas criaturas que tenemos conocimiento de su existencia, destacan unos peces monstruosos capaces de emitir su propia “luz” pero no para desplazarse en esos inhóspitos lugares, sino que es utilizado como un cebo para cazar a sus presas. Pero en esta oportunidad no nos vamos a referir a ellas, sino a unos seres de proporciones míticas - que se encuentran entre los más famosos enigmas de la zoología - y que en el pasado aterrorizaron a los barcos que surcaban los océanos: La Gran Serpiente de Mar. Antes de que se difundieran los avistamientos de esta monstruosa criatura en casi todo el mundo, parecía ser propia de los países escandinavos. Así, Olaus Magnus, arzobispo del siglo XVI de Uppsala (Suecia), describe a la serpiente marina como un ser de 60 metros de largo y 6 de grueso, de color negro, escamas filosas, pelo en el cuello, sumamente peligrosa y augurio de desastres. Desde la Edad Media hasta finales del siglo XVII es cuando se dieron la mayoría de los ‘avistamientos’ de este tipo de seres. Durante el siglo XVII, se le dio el nombre científico a una serpiente terrestre como Scoliophis atlanticus, pensando que se trataba de una forma juvenil de una serpiente marina. Han citado las serpientes de mar el misionero noruego, Hans Egede, quien informó de la aparición de un monstruo marino en la costa de Groenlandia el 6 de julio de 1734. A su vez, el obispo de Bergen, Erik Pontoppidan, publicó en 1752 un libro con relatos de avistamientos de serpientes marinas, una de las cuales tenía una cabeza gris semejante a la de un caballo, grandes ojos negros, boca negra y larga melena blanca. Detrás de la cabeza del monstruo, pudieron apreciar hasta siete u ocho promontorios que salían del agua, y el cuerpo de la bestia se retorcía formando espirales. Los testigos dicen que se desplazaba por medio de ondulaciones verticales, lo cual, vista desde lejos, le confiere el aspecto de una sucesión de pequeñas eminencias que afloran a la superficie del agua. Sin embargo, los testimonios más fiables suelen ser el de los marineros de los barcos de guerra, así en 1876, el vapor británico Néstor, divisó en el estrecho de Malaca un monstruo de una longitud impresionante de unos 65 metros, cuya cola cilíndrica mediría, 45 metros. Los científicos pensaron entonces que a lo mejor se trataba de un Plesiosaurio, un Ictiosaurio o cualquier otro de los gigantescos reptiles que vivieron en el Jurásico. El 30 de julio de 1915, el submarino alemán U-28 hundió al vapor británico Iberia. El barco explota a una profundidad de entre 100 y 200 metros, y una especie de cocodrilo gigante de unos 20 metros de largo es eyectado al aire junto con restos y desechos del barco, para luego caer al mar retorciéndose. El 30 de diciembre de 1947, el barco americano Santa Clara choca a la altura de Carolina del Norte con un animal en forma de anguila de unos quince metros de largo, que se hunde luego de haberse retorcido unos instantes en un gran charco de sangre. En octubre de 1969, el submarino de bolsillo Alvin se encuentra cara a cara, frente a las costas de las Bermudas, a 270 metros de profundidad, con un animal grande con cabeza de reptil, un largo cuello y aletas. La bestia desaparece antes de poder ser filmada. Finalmente, el 10 de abril de 1977, el pesquero japonés Zuigo Maru, iza a bordo un despojo monstruoso de más de diez metros, no lejos de Nueva Zelanda. Exhalaba un olor tan fétido que el comandante ordena lanzarlo de vuelta al mar. Las fotografías muestran un animal de cuello largo y una gran cola que recuerdan a un plesiosaurio. Al respecto, luego de un profundo estudio del tema que le dio renombre mundial, un zoólogo belga, el doctor Bernard Heuvelmans piensa que detrás del nombre genérico "serpiente de mar" se encuentran diferentes tipos de animales de gran tamaño, demasiado escasos y veloces para que haya sido posible alguna vez capturar alguno, incluyendo en su lista a anguilas gigantes (los candidatos mas probables) y terribles saurios de la antigüedad, los cuales serían sobrevivientes de la prehistoria. Vaya uno a saber que criaturas desconocidas para la ciencia puedan existir en la actualidad. Y es que por más extraño que nos parezca, conocemos mejor la superficie de Marte que el fondo de los océanos.

jueves, 5 de marzo de 2015

EL OVNI “GIGANTE” DEL MISSISSIPPI: Un extraño artefacto grabado en los cielos de Lewisburg

Una noticia dada a conocer esta semana por The Washington Post no deja de llamar la atención. Y es que si bien la gran mayoría de los avistamientos de OVNIS son pequeñas luces en nuestros cielos, en otros casos los extraños objetos son descritos de gran tamaño, lo que hace difícil encontrar una explicación racional. Este es el caso de una nave de procedencia desconocida sobre el cielo de Lewisburg - al norte de Mississippi - donde una mujer consiguió grabarlo en video y describió que tenía el tamaño de “un campo de fútbol” por lo que ya se le conoce como el .OVNI “gigante” del Mississippi. Sucede que Angela Ashton ya se encontraba en la cama en la noche del pasado jueves 26 de febrero, cuando de pronto una “luz cegadora muy brillante” atravesó la ventana de su dormitorio interrumpiendo su sueño. Ashton se levantó y salió corriendo de su casa con una cámara para grabar el extraño objeto, el cual era muy grande y tenia la forma de un triángulo. Ashton agrego que el OVNI estuvo flotando silenciosamente en el cielo durante unos 20 minutos sobre un campo antes de volar más alto y desaparecer sin dejar rastro. Solo pudo grabar unos pocos segundos del OVNI debido a la ola de frío que está azotando todo el país. Es por ese motivo que el Post decidiera consultar al experto en drones Robert Estes sobre el misterioso objeto, quien luego de ver el video, descartó por completo que se tratase de un avión no tripulado, ya que la mayoría de drones no tienen ese tipo de luces de gran alcance. Sus declaraciones han causado un gran revuelo en las redes sociales y en la comunidad conspirativa, ya que están convencidos que se trato de una nave alienígena, opinión que comparte Ashton, quien afirmó ser creyente de los OVNIS:“Me pude percatar que tenía una forma triangular, al parecer para liberar objetos más pequeños como si fuera una nave nodriza. Yo diría que es definitivamente de origen extraterrestre. No sé qué otra cosa podría ser” aseveró, muy convencida de sus palabras. Los expertos afirman que las imágenes son sorprendentes y aunque si bien no se tiene certeza acerca de su origen, no hay duda que se trata de otro misterio sin resolver.
     
slideshow | Viewer

jueves, 26 de febrero de 2015

EXPEDIENTE OVNI: El Incidente Keckburg

El siguiente caso de nuestro expediente nos traslada a la localidad de Keckburg (Pennsilvania, EE.UU.) donde el 9 de diciembre de 1965 una gran bola de fuego fue vista por miles de personas en por lo menos seis estados de los EE.UU. y en la provincia canadiense de Ontario. Pasó fugazmente sobre el área de las ciudades de Detroit (Míchigan) y Windsor, supuestamente arrojando restos de metal caliente sobre el estado de Míchigan y el norte del de Ohio. La prensa generalmente asumió que se trataba de un meteoro, y así lo informó en esos días (descartando otras alternativas como un avión estrellado, un misil errante o basura espacial proveniente de un satélite artificial). Sin embargo, varios testigos oculares afirmaron que “algo” se había estrellado en los bosques cercanos ¿Qué era ese objeto visto por tantas personas? En este caso y como en pocas ocasiones sucede, hubieron una gran cantidad de testigos que pudieron divisar un objeto envuelto en llamas que bajaba a una velocidad impresionante y que se estrelló en dicho bosque. Algunas personas, tras ver esa enorme luz recorriendo los cielos no dudaron en acercarse corriendo al lugar del impacto para ver que era aquello. Varias testigos aseguraron que se trataba de un objeto en forma de campana o bellota, de un color naranja brillante o bronce, el cual emitía una luz azulada que se encendía y se apagaba, además, estaba rodeado de un aro dorado con inscripciones parecidas a los jeroglíficos egipcios por lo que nadie pudo traducirlos. John Murphy, empleado de la emisora WHJB, ante una serie de llamadas que recibió en su oficina de personas que habían visto el objeto llameante, decidió ir raudo al lugar del suceso para ver si podía conseguir información de primera mano. Al llegar al lugar donde había impactado el objeto, divisó lo que parecía ser una enorme bellota de casi 3 metros, color bronce y extrañas inscripciones. Aún así se dio tiempo para tomar algunas fotos del objeto y entrevistar a testigos, pero enseguida la zona se llenó de militares y el lugar quedó completamente acordonado. Si bien el informe oficial señaló que en aquel lugar “no sucedió nada, ni se encontró ningún objeto”, varios testigos presenciaron la llegada de un camión militar, que cargo aquella enorme nave en forma de bellota en su parte trasera, el cual fue tapado rápidamente con numerosas lonas. Otras fuentes apuntan que quizás trato de “un meteorito” o “una sonda rusa”, pero lo que aseguraron una multitud de testigos es que mientras aquel objeto caía a una velocidad trepidante, de repente, empezó a frenar y de golpe cambió bruscamente su trayectoria, como si estuviese siendo controlado, demostrando con ello que no podía ser ninguna de las anteriores. En cuanto a John Murphy, quien con las entrevistas y las fotos que había sacado estaba trabajando en un artículo plagado de información y detalles, fue conminado por los federales a no publicarlo y todo este caso, como tantos otros, quedó en el más completo misterio. Pero, ¿esta nave en forma de bellota o campana no les recuerda a ustedes otro objeto también muy conocido y anterior al de Kecksburg? ¡Exacto! El proyecto “Die Glocke” o también llamada “La Campana Nazi” (al cual por cierto ya le dedicamos una entrada el 6 de noviembre del 2014). Como sabéis, fue un proyecto ultra secreto del III Reich, que estaba bajo el mando del General de las SS Hans Kammler, un brillante científico que había estado involucrado también en el desarrollo de los temibles misiles V-2, aviones reactores y OVNIS nazis, entre otros alucinantes proyectos. Die Glocke estaba hecha de un metal especialmente pesado, tenía forma de campana y estaba encadenada al suelo. Medía 4 metros de alto, por 3 de diámetro, en su parte frontal llevaba el símbolo nazi, y en su parte baja tenía dos anillos antirrotatorios que dejaban entrever un líquido plateado, similar al mercurio, pero que al girar los anillos, se volvía morado brillante. Se dice también que éste líquido era extremadamente radiactivo y muy peligroso. Tanto la campana nazi como el OVNI de Kecksburg tenían una serie de inscripciones de un lenguaje desconocido y extrañamente la forma de ambos objetos era idéntica. Todo hace pensar que este último era el resultado del desarrollo del proyecto de la campana nazi. De hecho, la hipótesis más probable de todas es que tanto Hans Kammler como Die Glocke acabaron en las bases secretas del gobierno estadounidense, protegidos con el máximo secreto, dentro de la “Operación Paperclip”. ¿Qué eran estos objetos? ¿En qué lenguaje estaban esas inscripciones? ¿Podría ser el OVNI de Kecksburg un modelo más avanzado de la campana nazi que desapareció junto con su inventor al finalizar la Segunda Guerra Mundial? Muchas incógnitas quedan en el aire, pero visto lo visto estos dos objetos parecen tener relación directa. En el 2003 SCI FI Channel patrocinó un estudio científico del área y el hallazgo más significativo fue una línea de árboles dañados que indicaban que lo que algunos testigos vieron era real, y aún más las muestras de 3 núcleos dataron el daño en 1965, lo que provee evidencia física de que algún objeto volador cayó y choco a través de los árboles y contradice la versión de los militares, quienes aun afirman “que no encontraron nada”.¿Algún día sabremos la verdad?
Loading...